El Gato Negro

Este bar restaurante con décadas de historia es ya para muchos un sitio mítico de las noches compostelanas. Abre sus puertas muy cerca del corazón de la ciudad: la Plaza del Obradoiro y la Catedral. Con muchísimos años de historia, es un local sencillo y tradicional, donde se pueden probar las raciones más típicas de Santiago en un ambiente acogedor.
 
Es un espacio muy pequeño en la Rúa Raíña. Todos hablan de su encanto, de su "diferencia". Hay que visitarlo para entenderlo. Tal parece que se ha retrocedido en el tiempo cuando se entra.
 
Sirven unos mariscos deliciosos, para nada innovadores en su preparación sino con el sabor de lo de toda la vida. El pulpo del lugar es increíble, los calamares, los mejillones... El visitante puede probar la empanada de congrio o los chorizos al vino. Desde luego, no se puede dejar de pedir una jarra de vino de la región, acaso su sello distintivo. Sin dudas, un lugar ideal para penetrar un poco la magia de esta ciudad antigua y maravillosa. Muy recomendable.
 
Horarios:
De 10:00 a 1:00 de la madrugada